Todo lo que debes saber sobre marketing de fidelización

 

Todo lo que debes saber sobre marketing de fidelizaciónEl marketing de fidelización es el encargado de estrechar la relación entre una empresa y sus clientes habituales. Para que funcione debemos recompensar la confianza que han depositado en nosotros, con algún gesto que genere una valoración positiva por parte de nuestra clientela.

Su fuerza reside en que consigue dar estabilidad a las compañías que lo aplican, ya que un núcleo fiel siempre reportará ingresos menos volátiles.

Es fundamental que todos entendamos que la lealtad de un cliente hacia nuestra empresa repercutirá siempre de manera directa, incrementando ventas y mejorando la reputación de la marca. Por eso es tan importante tener siempre una estrategia sólida, que nos permita mantener a nuestros clientes contentos.

Beneficios del marketing de fidelización

Se dice que es mucho más útil y económico mantener a un cliente que captar a uno nuevo. Pero no queda ahí la cosa, este tipo de marketing tiene muchas más ventajas:

  • Un cliente fidelizado difícilmente se marchará a la competencia, lo cual contribuirá a debilitarla.
  • Defenderá a la empresa y hablará bien de ella. Esto es de lo más importante, pues incentivará el efecto llamada convirtiéndose en un evangelizador de nuestra marca.
  • Las estrategias para conseguir la lealtad de nuestros consumidores son mucho más económicas que las de captación, ya que no requieren acciones de investigación de mercado, entre otras cosas.
  • Un usuario leal a nuestra marca tenderá a aumentar con el tiempo el ticket medio y la frecuencia de compra.
  • Los clientes nos proporcionarán información valiosa sobre nuestro negocio, que nos permitirá mejorar y ser más competitivos.

Estrategias del marketing de fidelización

La mayoría de las estrategias del marketing más rentables, entre las que se encuentra el marketing de fidelización no son más que aplicación de sentido común.

  • Dar una buena experiencia de compra:

Abarca desde la atención preventa hasta la posventa. La presentación del producto, la facilidad de navegación web o situación en la tienda, la simpatía del personal, la rápida resolución de las dudas que se planteen…todo suma.

  • Precios competitivos:

No se trata de ofrecer productos por debajo del precio de mercado, sino de establecer un valor real y que sea capaz de competir con la competencia.

Si los precios no gustan a nuestros propios clientes, por muy bueno que sea nuestro servicio, nada impedirá que puedan marcharse cuando exista una oferta mejor.

  • Productos de calidad:

La mala calidad de los productos y servicios es una de las principales causas de la huída de clientes. Si queremos conservarlos, independientemente del precio, debemos ofrecer un producto acorde con sus exigencias.

  • Incentivos para la fidelización:

Saber recompensar a nuestros usuarios es una de las partes más importantes de cualquier estrategia de fidelización. La idea es hacer o entregar algo que dé valor a nuestro programa y que genere una imagen positiva en su mente.

Si conseguimos asociar una experiencia positiva con nuestra imagen de marca, nos aseguraremos la lealtad del cliente.

Una buena forma de hacerlo posible es con regalos promocionales, lo cuales deben ser interesantes para el usuario si queremos que, verdaderamente, cumplan el efecto que buscamos. También podemos ofrecer carnets de puntos con descuentos para aquellos que vuelvan a comprar, servicios especiales para los usuarios habituales, etc.  

  • Crear comunidad

El sentido de pertenencia a un grupo es esencial para que obtener embajadores de nuestra marca. Muchas compañías utilizan foros de Internet, donde son los propios usuarios lo que contestan a preguntas y ayudan al servicio técnico.

  • Tener comunicación fluida con los compradores

En las redes sociales, por mail, en persona, por teléfono o por carta. No importa el canal que se utilice, pero la comunicación es la base de toda relación de confianza, que es lo que queremos alcanzar con nuestros consumidores.

En definitiva, si estudiamos a nuestros consumidores y tenemos clara la contabilidad de nuestra empresa, podremos invertir nuestros recursos en estrechar relaciones con nuestros clientes.

Esto nos permitirá conservarlos durante mucho tiempo, así como aprovecharnos del efecto multiplicador que tienen. Pues un comprador feliz es el mejor embajador de una marca. Así que si queremos crecer, no nos queda más remedio que trabajar en contentarlos y fidelizarlos.

 

Deja un comentario