Cómo mantener motivado a tu equipo de ventas de forma sostenible

cómo mantener motivado a un equipo de ventas

Un equipo de ventas es en muchas ocasiones es el activo más preciado de una empresa. En este punto es donde reposa gran parte de las posibilidades de aumentar la facturación y obtener un buen resultado en la cuenta de explotación.

Estos buenos resultados no llegan si este equipo de ventas no está con un nivel de motivación alto. A corto plazo, cualquier efectivo de ventas formado intenta con todas sus fuerzas llegar a objetivos y contribuir positivamente a la causa, pero cuando se repiten las mismas funciones año tras año es cuando hay que tirar de imaginación para mantener un ambiente competitivo. Este es uno de los grandes quebraderos de cabeza de los gerentes:

¿Cómo se consigue influir positivamente para potenciar el rendimiento de un equipo de ventas? ¿La motivación de los efectivos de ventas es algo cíclico o va por etapas? ¿Se puede sostener de forma ambiciosa en el tiempo?

Nosotros pensamos que es posible sostener este clima competitivo de forma sana y sin que influya negativamente en el grado de motivación. Para ello, consideramos más que necesario:

Implementar una política de incentivos progresiva

Este punto es clave: "dime como premias a tus comerciales y me dirás cuanto los valoras". Esta frase lo resume todo, estos premios ayudan mucho a expresar aprecio hacia el trabajo del equipo de ventas. Si hay buenos incentivos de forma progresiva, el comercial tiene más metas, más objetivos que cumplir y lo más importante: se sentirá más valioso dentro de la organización.

Resolver los conflictos internos con visión de futuro

Esta parte es inevitable, habrá puntos delicados a resolver entre compañeros y algunos de ellos van a requerir la intervención de la dirección. Una visión de futuro se puede definir de la siguiente forma:

- Toma de decisiones con conocimiento de causa a sabiendas de las consecuencias que puede tener en el futuro y de forma sostenible.
- Asegurar el contento de ambas partes del conflicto. Si no fuera posible este punto habría que hacerlo de forma estratégica, pensando en la parte más valiosa para la empresa y acorde con los valores que se quieran potenciar.

Comunicación y estructuras de seguimiento

Sin darnos cuenta, la "no comunicación" es el detonante de muchas situaciones improductivas. Dar por sentado algunos temas lleva inevitablemente a malentendidos. Para solucionar esto se puede optar por:

- Acciones de temabuilding como compartir actividades para estrechar lazos entre los integrantes.
- Reuiones periódicas de seguimiento para adelantarse a posibles incidencias.

En todas estas acciones entra en juego un elemento esencial, las habilidades de "management" del directivo que esté al mando. Se requieren conocimientos aplicados y mucha inteligencia emocional para ir sorteando las dificultades que habrá en el camino.

¿Consideras importantes estas tareas para mantener motivado a un equipo de ventas?

New Call-to-action

Deja un comentario