Cómo fidelizar clientes con un CRM

Cómo fidelizar clientes con un crm

La mejor manera de fidelizar clientes es cuidarlos, darles un servicio profesional y de calidad y, sobre todo, no tratarlos como números, sino como personas.

Puede parecer que el único objetivo de una empresa sea encontrar a clientes y vender, pero creer eso puede ser un error fatal. La captación puede detenerse en cualquier momento y un modelo basado en esa estrategia se agotará rápidamente. Fidelizar a los clientes es el único camino para no caer en el futuro.

Para empezar, ¿qué es un CRM?

Un CRM o Customer Relationship Management es un programa informático que ayuda a las empresas a registrar todas las interacciones con sus clientes.

El objetivo de el uso de este software es rastrear las oportunidades de venta y comunicaciones con los clientes, así como facilitar la colaboración entre los departamentos de marketing y ventas.

Mejorar la comunicación entre ventas y marketing con un CRM

Cada día recibimos decenas de llamadas, emails de clientes o cartas que nos instan a realizar algún tipo de acción. Al principio, cuando tenemos pocas cosas que hacer es factible tener una agenda o un papel en el que escribamos todo para que no se nos olvide nada.

Sin embargo, conforme nuestra empresa va creciendo y las tareas van acumulándose, necesitamos de un sistema que nos lo recuerde. El CRM es ideal para eso, ya que en él podremos apuntar todas nuestras obligaciones, establecer avisos y organizarlos por cliente.

Además, si mantenemos actualizado nuestro CRM mejoraremos la comunicación con nuestro equipo, ya que, en todo momento, sabremos que está haciendo cada uno de los integrantes y como van los objetivos planteados. Eso nos permitirá estructurar la semana de trabajo sabiendo las obligaciones que tiene cada uno.

Evitar que los clientes se den de baja

Poco importa la calidad o el potencial del producto que ofrecemos si tenemos una mala atención al cliente. Si queremos conservarlos es primordial que los cuidemos y les tengamos en consideración, en caso contrario durarán poco en nuestra empresa. No hay más secreto que ese.

Cuando un cliente se comunica con nosotros para pedir algo o para informarnos de algún problema, debemos darle una solución lo más rápido posible. Sucede que no siempre somos los encargados de ello o no tenemos tiempo para atenderle.

Puede pasar, simplemente, que nos olvidemos de algo que teníamos que hacer, con toda la carga negativa que eso conlleva para el futuro de nuestras relaciones con nuestros clientes.

Gracias a los CRM podemos crear notas y asignarlas a cada uno de nuestros compañeros, para que no queden en el olvido. De esta forma, cada empleado sabrá todo lo que tiene que hacer y nuestros compradores verán resueltas sus dudas por el departamento competente.

Quedarán registrados los emails que se intercambien, las llamadas que se hicieron y cualquier anotación que se haga. Todo para dar un servicio óptimo que favorezca la confianza en nuestra empresa.

Un cliente atendido es un cliente feliz y un cliente feliz no abandonará a la empresa, ni se irá a la competencia.

Amortiguar los efectos negativos de la rotación de personal

Todas las empresas, hasta la familiares, rotan de personal. Trabajadores que se marchan, otros que llegan, las vacaciones, las bajas. Continuamente entran y salen empleados.

Cuando esto sucede se necesita una restructuración y una nueva distribución de tareas, para que nuestros clientes no queden desatendidos. Esto puede llevar mucho tiempo, ya que normalmente se quedan trabajos a medio hacer y los que se incorporan no saben por dónde empezar.

Un CRM permite llevar al día todas las comunicaciones y tareas que se realizan para los clientes. De esta manera, todo el equipo podrá comprobar los pasos que se están dando con él. Y cuando hablamos del equipo incluimos a las nuevas incorporaciones y a los compañeros que asumen las funciones de los anteriores encargados. Con ello estaremos al día y podremos continuar prestando servicios a nuestros usuarios sin que se quede nada en el tintero.

Ayudar a personalizar las comunicaciones

Hablábamos en la introducción de este post que ningún cliente quiere sentirse un número más. Sin embargo, por desgracia, es algo frecuente, sobre todo en las grandes compañías.   Un CRM es un instrumento fabuloso para tener todos los datos de nuestros clientes ordenados, para que nunca se nos olvide un nombre, ni tampoco de hacer las preguntas precisas en el momento preciso.

Gracias a ello, podremos hacer un seguimiento personalizado de nuestros usuarios, para cuando nos comuniquemos con ellos nada se nos pase por alto.

Así que si quieres tener mejores relaciones con tus clientes, no lo dudes, el CRM es una herramienta espectacular para fidelizar clientes. ¿Todavía no has probado ninguno? ¿A qué esperas?

Deja un comentario